A veces se puede hacer y otras veces no.

No todos los motores son compatibles entre sí.

Algunos clientes se molestan si le decimos que el motor que están pidiendo no le sirve para su vehículo, pero obviamente no es porque no queramos vendérselo, si no porque sabemos con exactitud que no se puede adaptar aunque dejen el motor "mas pelao que un chino".

 

 

¡Que ojo! Esto no significa que otros modelos no se puedan adaptar, que por supuesto, en muchas ocasiones existen compatibilidades, pero el mundo del motor no es tan "sencillo" como hace 20 años, cuándo daba casi igual la marca del coche y podías ponerle un motor de un Mercedes a un Renault (qué vueltas da la vida, ahora Mercedes monta motores Renault!).


Cada día el sector del motor es más complejo gracias a los avances tecnológicos y en la mayoría de los casos es la propia electrónica del vehículo la que nos da estos "problemillas" de adaptabilidad.